Solicita información
was successfully added to your cart.

¿Piel sensible? Consejos para hidratarla y cuidarla

By febrero 28, 2018Belleza mediterránea
Piel sensible, consejos para hidratarla y cuidarla

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y, como tal, está expuesta a muchas agresiones externas que pueden afectarla volviéndola sensible y vulnerable. Cuando la piel de tu rostro es sensible, tiende enrojecerse fácilmente y se irrita ante factores como el clima, la contaminación, la mala alimentación, el uso de cosméticos, etc.

Dermatológicamente, se le llama piel sensible a aquella que pierde su capacidad de proteger a las terminaciones nerviosas que se encuentran en la epidermis. También se le da este nombre a la piel que presenta problemas cutáneos como erupciones, pústulas o protuberancias y rojeces.

Estos problemas de piel pueden presentarse desde la niñez hasta la edad madura, de forma progresiva o en períodos intermitentes. Cuando se tiene la piel del cutis sensible, el envejecimiento se da más rápido con la aparición de arrugas prematuras gracias a la sequedad característica de este tipo de piel.

Tipos de pieles sensibles

Las pieles sensibles están clasificadas de acuerdo a sus características:

Piel sensible natural

Tiene una apariencia fina, clara y seca, presenta descamaciones en su superficie y se enrojece con facilidad.

Piel sensible reactiva

Es aquella que se ve seriamente afectada por factores como el sol, el frío, el viento y algunos tratamientos agresivos como un peeling o una aplicación de láser.

Piel ocasionalmente sensible

La piel ocasionalmente sensible es aquella que, como su nombre lo índica, se vuelve sensible por razones puntuales, como acné, rosácea, dermatitis seborréica, o alergias irritantes, entre otras causas.

Cómo cuidar e hidratar la piel sensible

Identifica que tipo de sensibilidad tiene tu piel

El primer paso es acudir con un dermatólogo para que identifique qué factores están afectando tu piel y qué puedes hacer para llevar adelante los cuidados apropiados. Este profesional descartará otros problemas de salud y te aconsejará tomar las medidas específicas para mejorar tu piel.

Cuídala de los factores externos

Cuida tu piel de la exposición al frío utilizando cremas hidratantes y protectoras. De igual forma, debes protegerla del sol utilizando protectores solares con FPS (50) y aplicándola de dos a tres veces al día.

Descarta el uso de productos irritantes o de cuidados cosméticos agresivos como exfoliaciones, cremas que no son para tu tipo de piel, lavados con productos químicos, etc.

No uses muchos productos cosméticos a la vez

Los productos cosméticos que uses para la higiene de la piel de tu rostro deben ser amigables y nada agresivos. Otra recomendación es simplificar tu rutina de belleza con un solo producto que puede darte las mismas bondades que si usaras varios productos.

En estos casos, lo mejor es escoger un producto con ingredientes no agresivos, de alta tolerancia y que no se enjuague para maximizar sus beneficios.  

Hidrata tu piel todos los días

Uno de los problemas de la piel sensible es su sequedad, por eso aconsejamos como rutina hidratarla por la mañana y por la noche. La crema que escojas debe tener ingredientes naturales y debes aplicarla con la piel limpia y muy suavemente, con movimientos delicados.

Ten por seguro que, con estos cuidados esenciales, puedes mejorar el aspecto y la salud de tu rostro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies